miércoles, 10 de agosto de 2016

El spam y yo

Esto lo escribí allá por el 2004, iba a ser una guía sobre el spam, explicando qué era, cómo evitarlo, etc, pero como quedó en el olvido y hoy en día ya existen multitud de artículos sobre ello relataré mis vicisitudes con él.
Mi primera cuenta en Internet fue en junio de 1.996, con el proveedor Arrakis, desde el año 2.000 propiedad de British Telecom, inicialmente daban una cuenta de conexión con un sólo buzón o dirección de correo (alfema@arrakis.es), además 5 MiB de espacio web.

Usé esta cuenta para todo, mis contactos, grupos de noticias, listas de correo, en mi primera página web Análisis Planetario, registros en diversos sitios, en mi segunda página web VGA Planets 3 FAQ, en buscadores, contadores, etcétera.

Posteriormente Arrakis añadió una segunda cuenta de correo que usé para VGA Planets (alfema.vgaplanets@arrakis.es), aquí ya había aprendido la lección y esta cuenta sólo la dí en aquellos sitios de confianza, prueba de ello es que carecía de spam.

Más tarde el número de cuentas se incrementó, así que añadí una más para que la usara uno de mi hermanos (omd@arrakis.es) y otra para temas de trabajo (alfema.trabajo@arrakis.es).

Como otros muchos usuarios me creé una cuenta en Hotmail para usarla con el Messenger, como el espacio era limitado, la usé para darla en los sitios que solicitaban alguna cuenta de correo por alguna razón, bien para confirmar el alta, bien para enviar algún mensaje de vez en cuando, sitios a los que no me interesaba dar mis otras cuentas, también me sirvió de cuenta comodín para evitar tener que notificar cambios de cuenta al cambiar de servidor de conexión.

Debido a mis nulas precauciones iniciales con la cuenta principal, al cabo del tiempo empecé a recibir spam de vez en cuando; como curiosidad me dediqué a investigar sobre ello, al principio usé el programa SamSpade para revisar los mensajes, ver de dónde provenían y enviar quejas al proveedor del usuario o empresa que lo enviaba, la mayor parte de las veces sin respuesta o con respuestas automáticas. El inconveniente, además de la pérdida de tiempo empleado, es que mi dirección de correo electrónico podía llegar al spammer a través de su proveedor.

Posteriormente el número de mensajes se incrementó, el trabajo de averiguar el origen también, así que busqué otra alternativa, di con la web SpamCop, te permitía crear un usuario y enviarles los mensajes de spam, en la versión gratuita, ellos lo procesaban y te devuelvían un mensaje con un enlace para que lo confirmes a través de web, era bastante instructivo porque la página iba analizando las partes importantes del mensaje y te iba diciendo lo que verificaba, escogías los servidores a los que querías enviar la queja y añadías comentarios si querías; la ventaja de este sistema es que era más rápido, las quejas las presentaba SpamCop, así que mi dirección estaba a salvo, si había alguna respuesta le llegaba a SpamCop y ellos me la reenviaban. En la versión gratuita había que enviarles mensajes recibidos en los últimos dos días, sino no envían las quejas.

El problema es que el spam se fue incrementando, a unos 100 mensajes diarios, así que finalmente opté por instalar un filtro para el Outlook Express (OE), después de buscar unas cuantas soluciones, encontré el SaProxy, basado en el SpamAssasin, él se encargaba de recibir los mensajes, actuando de proxy, los analizaba en base a unas reglas, asignaba una puntuación mediante el uso de filtros heurísticos y si sobrepasaba un valor determinado les añadía en el asunto del mensaje la palabra [spam], en el OE yo había definido un filtro que movía dichos mensajes a una carpeta para revisarlos posteriormente.

Las reglas, puntuación que se les otorgaba, valor para ser considerados spam, así como la cadena a añadir a los mensajes eran totalmente configurables. Tuve que reducir la puntuación de 5 a 2 ya que muchos mensajes de spam no llegaban a superar los 5 puntos.

Cansado de los fallos del Internet Explorer (IE) y OE, así como de sus agujeros de seguridad, instalo el Mozilla, que pasé a usar como navegador y lector de correo por defecto, incorpora filtros del tipo bayesiano, al principio había que marcar manualmente los mensajes, los analiza buscando patrones, filtrando automáticamente los mensajes que coincidan con dichos patrones, cuantos más mensajes analizados mejor filtraba.

Finalmente en el año 2003 cancelé mi conexión a Internet con Arrakis, que me mantuvo el buzón inicial y espacio web como conexión Básica hasta junio del 2015. En esta cuenta he llegado a recibir 11.000 mensajes de spam en un mes, por lo que la tenía abandonada.

Debido a mis desconexión de Internet durante un tiempo me creé una cuenta en Gmail a la que tengo redirigidas mis cuentas el dominio alfema.com, desde entonces no he vuelto a usar un gestor de correo que recoja el correo electrónico. Afortunadamente en Gmail apenas no suelo pasar de los 30 mensajes de spam mensuales.



No hay comentarios:

Publicar un comentario